Print this page

‘’Un corazón sin fronteras’’, espacio protector en medio de la pandemia

 

 

Maicao, es una población ubicada al norte de Colombia en la frontera con Venezuela, allí se desarrolla, desde hace dos años, la iniciativa “Un Corazón sin Fronteras”, donde se ha brindado un espacio protector de los derechos de los niños, niñas y adolescentes venezolanos migrantes y colombianos retornados, durante un periodo de treinta días.

 

Los beneficiarios han tenido acceso a alimentación y a una propuesta pedagógica basada en la contextualización de hábitos de estudios, la autoestima y la resiliencia; además, se ha logrado insertarlos al sector educativo y al sector salud.

 

Con la llegada de la pandemia el panorama cambió, cerrar las puertas implicó una reinvención, que llevó a implementar nuevas estrategias para convertir cada hogar de estos niños y adolescentes en un espacio protector que dignificara sus derechos.

 

En noviembre 2020, atendiendo al llamado de líderes en la zona, un grupo de niños, niñas y adolescentes, recibió atención en salud, alimentación y educación, a través de una nueva fase del proyecto, adelantada en articulación con distintas ONG’s.

 

Sumado a lo anterior, con el apoyo de la comunidad, se creó un espacio pedagógico improvisado, con cartones y bolsas, donde se ubicaron mesas y sillas. Como herramienta de formación se diseñaron cuadernillos de trabajo y un plan de seguimiento virtual.

 

El resultado de esta nueva etapa permitió ver a decenas de familias atentas al aprendizaje de sus hijos. Padres y madres se involucraron permitiendo conocer su día a día, sus inquietudes y esfuerzos. La Escuela de Padres se reactivó con la ayuda de los líderes, mediante videos y material de lectura, con los que adelantaron conversatorios.

 

 

Nace el Grupo Juvenil Marista

 

Motivados por los resultados de la experiencia, un grupo de jóvenes se anima a organizarse y liderar distintos procesos en beneficio de su territorio; entre ellos, el huerto comunitario.

 

Durante el último año la comunidad marista en Maicao ha crecido. Se ha conformado un grupo de solidaridad con el apoyo de docentes y profesionales colombianos de la zona. Los grupos infantiles y juveniles, la escuela para padres y proyectos como ‘Mi libro viajero’, ‘Marcelino ama la tierra’ y ‘Mi rincón ecológico, también se han fortalecido.

 

 

La realidad migratoria y el impacto de la pandemia

 

Son factores que representan grandes desafíos para esta comunidad, conformada por 100 familias, que luchan por subsistir.

 

Siendo el tema educativo uno de los aspectos de mayor preocupación para líderes de la zona, la propuesta ‘Un corazón sin Fronteras’, ha representado un aliciente para la comunidad, que la respalda de manera decidida y pide su continuidad.

 

A la fecha, se ha logrado beneficiar a 180 niños en el primer asentamiento, y a un segundo grupo integrado por 70 niños; iniciativa que ha sido liderada por la licenciada Kenia Navas, Coordinadora de la Casa Marista ‘’Corazón Sin Fronteras’’, en Maicao Colombia.

 

 
Rate this item
(0 votes)